2 ene. 2017

Voces


Abro los ojos y miro a mi alrededor. Me encuentro en un prado cubierto de huerba, aparentemente normal.
Oigo un ruido. Se acercan.
Me levanto y doy una vuelta sobre mí mismo. Los oigo acercarse sigilosamente, así que elijo una dirección al azar y echo a correr.
Un pie delante del otro. Derecha, izquierda, derecha, izquierda.